PROHIBIDO SER CIUDADANO: MEMORIAS (SEGUNDA EDICIÓN) por PABLO PARELLADA REDONDO

PROHIBIDO SER CIUDADANO: MEMORIAS (SEGUNDA EDICIÓN)

Título: PROHIBIDO SER CIUDADANO: MEMORIAS (SEGUNDA EDICIÓN)

Nombre del archivo: Prohibido Ser Ciudadano Memorias Segunda Edicion.pdf

Fecha de lanzamiento: August 1, 2018

Número de páginas: 451 páginas

Autor: PABLO PARELLADA REDONDO

Pablo Parellada aboga por la vigencia literaria de la autobiografía. No es un género fácil, puesto que el autor debe forzar la apertura de su corazón y de su mente frente al lector. La obra de Parellada cultiva una narración desde la honradez y la sencillez, y rezuma ansiedad por transmitir algunas verdades en las que su vida está enraizada.
A partir del año 1976, la sociedad española inició un proceso de transformación que ya venía construyéndose desde los años sesenta. El fin de la tiranía permitió que las minorías reclamasen su espacio en la vida del país. En el caso de los homosexuales, el camino no fue fácil. Las leyes franquistas, como sucede todavía en más de setenta países del mundo, castigaban con saña la homosexualidad. Cuando Pablo Parellada conoció a Terenci Moix, los chistes de mariquitas eran una fuente de hilaridad aceptada y repetida hasta el hartazgo; y algunas familias burguesas, como la suya, se avergonzaban, con términos más o menos explícitos, de sus hijos, nietos, sobrinos y primos poco dados a la heterosexualidad. Parellada describe sus enfrentamientos y sus valientes combates por reivindicar el papel social de los que no se identifican con los roles mayoritarios establecidos desde hace tantos y tantos siglos. Rodríguez Zapatero impulsó una reforma del Código Civil que solo se consiguió con empeños y denuedos como los del autor del libro que aquí se glosa.
En realidad, y pese a quien pese, Parellada ha sido un adelantado a su tiempo, un heterodoxo español como los que protagonizan la inigualable obra de Marcelino Menéndez y Pelayo. Cuando mentes privilegiadas del periodismo y de las letras hispánicas fomentaban con sus disparates el consumo de tabaco sin cortapisas, el joven Parellada ya entendió que la salud de todos no podía someterse a la ponzoña derramada por unos pocos. Cuando la Comunidad de Madrid organizaba premios para concedérselos a sí misma, Parellada llevó aquella vergüenza al Defensor del Pueblo y consiguió que este apoyara sus postulados. Cuando alguna empresa de primera línea todavía no había entendido que la heterosexualidad no agota las orientaciones sexuales, Pablo Parellada no duda en complicarse la vida para exigir respeto a la ley.
Las páginas de Parellada cumplen con el pacto que forma parte de cualquier autobiografía digna de tal nombre. El autor se dirige al lector para contar algo verdadero, para narrar su verdad, dejando que cada cual obtenga sus conclusiones. Bernal Díaz del Castillo, humilde peón de las huestes de Hernán Cortés, contó los hechos de la conquista de Nueva España con tanta veracidad, a veces con tanta crudeza, que todavía hoy su libro conmueve al lector de Europa y de América.
Leyendo los comportamientos y las posiciones éticas de los personajes que se citan en la narración de Parellada, muchos jóvenes pensarán que algunos episodios son una interpretación exagerada de hechos que en realidad fueron mucho más moderados. Cuando una sociedad avanza, mejora y progresa, las gentes de bien tienen una sensación de perpetuidad, parece que aquello viene de siempre y será para siempre.
Oscar Wilde sufrió prisión y hasta trabajos forzados por su homosexualidad. Había salidas fáciles y eficaces para evitar la pena, pero él no se rindió, no salió discretamente del Reino Unido para evitar la aplicación de un castigo cargado de odio y sinrazón. Él sabía que su sacrificio, transcurrido el tiempo, germinaría como el grano de centeno bien regado y abonado. Parellada, afortunadamente, no ha sufrido una cárcel injusta, pero ha conocido el sinsabor del desprecio y la discriminación, y no solo por desvelar su homosexualidad sino desde mucho antes, por manifestar un sentido crítico desde una personalidad especial con unas capacidades intelectuales bastante alejadas de la media. Ante el abuso, ha rechazado la comodidad que otorga el anonimato y ha actuado con los mejores resortes de lo viril, dando un ejemplo de lucha para que la razón y la libertad acaben triunfando algún día.

Leer on-linePROHIBIDO SER CIUDADANO: MEMORIAS (SEGUNDA EDICIÓN) PROHIBIDO SER CIUDADANO: MEMORIAS (SEGUNDA EDICIÓN) DescargarPROHIBIDO SER CIUDADANO: MEMORIAS (SEGUNDA EDICIÓN) PROHIBIDO SER CIUDADANO: MEMORIAS (SEGUNDA EDICIÓN)

Libros Relacionados